Skip to content

Fresas con nata escuchando “Last Splash”

octubre 25, 2009

the-breeders-last-splash-album-cover

Disco: “Last Splash”(1993), The Breeders.

A principios de los 90 y en pleno auge del lamentablemente desvirtuado movimiento grunge, una serie de grupos de segunda fila que si bien no golpearon tan fuerte como Alice In Chains, Soundgarden, Nirvana o Pearl Jam, consiguieron un más que notorio reconocimiento dentro de los círculos simpatizantes de dicho género.

Es el caso de The Breeders, conjunto de rock formado a principio de los 90 por las hermanas Kim (proveniente de los Pixies) y Kelley Deal. En esta prematura época el grupo era concebido como una serie de encuentros ocasionales que no acabarían de llegar a buen puerto hasta que Kim decició dar más vida a este proyecto en 1990 como válvula de escape creativa a la posible presión que puede suponer ser la bajista de los Pixies. The Breeders ponen en práctica un rock con buenas dosis de grunge, garage y sutiles guiños al punk.

Su disco debut Pod pasó más que desapercibido pero para muchos seguidores siempre será su mejor trabajo. Pero su siguiente disco, Last Splash, hizo cerrar más de una boca a quienes cuestionaban la integridad de este sucedáneo de Pixies llamado The Breeders.

El disco fue grabado en San Francisco mientras el grupo vivía en casas flotantes, y fue el responsable de llevarles a la fama con el pegadizo, sencillo y genial single Cannonball, con aquella curiosa línea de bajo que lo convierte en un tema tremendamente reconocible.

El compendio de canciones de Last Splash mantiene un gran nivel; Los tremendos medios tiempos como I Just Wanna Get Along, Dou You Love Me Now o la dulce Drivin´On demuestran el gran talento de la desapercibida bajista de Pixies. También hay un hueco en este disco para las canciones instrumentales; la ruidosamente bailable Flipside, que bien podría aparecer en una película de Tarantino y la rabiosa S.O.S. El memorable bajo de Josephine Wiggs en el pixiano tema Hag nos demuestra cómo cinco notas son suficientes para matarnos de placer.

Invisible man es de mis preferidas, con acompañamiento de tremendos violines que si tienes un poco de imaginación y los traes al presente, podrías encajarlos en algún tema de Arcade Fire. La sonicyouthera New Year no se queda atrás, y otra de mis debilidades del disco es la hawaiana No Aloha.

Receta fresas con natafresas-con-nata

Ingredientes

200 gramos de fresas o fresones
200 ml de nata líquida para montar
2 cucharadas de azúcar glas (lustre, molida)

Elaboración

Lavar las fresas y posteriormente quitar los tallos. Trocearlas cortándolas en cuartos o en rodajas, como se prefiera.
Montar la nata con las varillas (la nata deberá estar bien fría y a ser posible el recipiente donde se vaya a montar también) junto con el azúcar hasta que esté firme.

Introducir la nata ya montada en una manga pastelera con boquilla rizada y rellenar con ella las copas de presentación. Finalmente colocar las fresas cortadas al gusto sobre la nata o con la decoración que se desee. Servir.

Observaciones

2 personas
La proporción nata y fresas pueden variarse a gusto del consumidor.
Si no se sirve el postre de inmediato, debe conservarse en la nevera tapado con papel film.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: