Skip to content

Dolorean vs Pudin de verduras y requesón

diciembre 10, 2010

Disco: “You can´t win” (2007), Dolorean
En estas fechas en las que las hojas de los árboles parecen querer besar el suelo me viene a la memoria un disco publicado en los albores de 2007 (concretamente en el mes de febrero) y lo hace porque las postales que contiene son plenamente otoñales, cuando no invernales.

“You can’t win”, tercer disco de este quinteto natural de Silverton, es taciturno en cada rasgueo de guitarra, en cada susurro, en cada golpe de baqueta o caricia de escobilla, en cada arreglo (sobre todo de instrumentos con cuerdas). Son canciones que también nos presentan a un autor, Al James, dotado de una sensibilidad portentosa y capaz de conjugar los verbos llorar y temblar en presente y en pretérito, ya que los referentes que maneja los encontramos tanto en autores o bandas contemporáneas (Damien Jurado -con el que ha compartido las tablas-, Ron Sexsmith, Lambchop, Will Oldham, Sun kill moon o Elliott Smith) como de décadas pasadas (Bob Dylan, Nick Drake o Neil Young).

Dolorean se mueve en ese carrusel que se desplaza en círculos entre el folk de dormitorio, el country de mecedora y el slowcore. Como si de unos Red House Painters fumando de la pipa de los mencionados Lambchop en el porche de Spain se tratara, los cinco de Oregon cuentan las mismas historias de perdedores con las que Willy Vlautin y sus Richmond Fontaine (el título del disco es el espejo de gran parte de lo que se cuenta en el interior) han hecho un género en si mismo, el country de corazón golpeado.

Un trabajo que guarda en su interior maravillas como: “What one bottle can do”, “The winter wrens” (recuperando a los R.E.M. de “Everybody hurts”), “Heather remind me how this end” que escribo su título con el pañuelo en la mano, el amargor dulzón de “In Love With The Doubt” o la ciclópea “Just don’t leave town” una enorme perla en el líquido agridulce que contiene el océano por el que navega Dolorean, merece cuanto menos el calificativo de clásico del siglo XXI.

Impecable en la ejecución y la producción, si un disco es un estado de ánimo, “You can’t win” es la melancolía personificada.

 

PUDIN DE VERDURAS Y REQUESÓN

INGREDIENTES

  • 250 g. de hojas de espinacas tiernas.
  • 100 g. de judías tiernas.
  • 100 g. de zanahorias peladas.
  • 100 g. de calabacín.
  • 300 g. de requesón.
  • 35 g. de parmesano rallado.
  • 2 cucharadas de menta fresca picadas.
  • 4 huevos.
  • Mantequilla y parmesano para el molde.
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN

  • Untar con mantequilla un molde de pastel espolvoreándolo después con parmesano rallado.
  • Blanquear las hojas de espinacas escurrir y reservar.
  • Hervir por separado, las judías tiernas enteras, las zanahorias en láminas y el calabacín también hasta que empiecen a estar tiernas.
  • Batir los huevos con el requesón dentro de un recipiente hondo junto con el parmesano y la menta hasta conseguir una mezcla cremosa y salpimentar.
  • Forrar el molde con las hojas de espinacas dejando algunas para cubrirlo y poner un poco de la mezcla de requesón en el fondo.
  • Colocar las verduras en capas cubriéndolas con la mezcla de requesón y tapar con las hojas de espinacas reservadas.
  • Poner el molde al baño Maria en el horno precalentado a 180º hasta que al pincharlo con una aguja salga limpia (una hora aproximadamente)
  • Desmoldar cuándo esté totalmente frío.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: